En este blog quisiera compartir mis experiencias escolares como hablante nativa del español, los retos que tuve que superar para alcanzar un nivel de proeficiencia en el idioma inglés,  los obstáculos que he visto en mis estudiantes americanos al aprender el español;  al igual que mis metas como maestra de español dentro de un marco netamente lingüístico.

Aprendizaje del español como lengua materna.
Nací en Bogotá, Colombia y tuve el privilegio de asistir a uno de los mejores colegios públicos de mi país. En el kinder me enseñaron los principios básicos de lecto-escritura.  Mi maestra me mostraba como combinado consonantes con vocales  aparecían mágicamente los sonidos de mi lengua. Con esta práctica sencilla aprendí el sístema fonético de mi lengua.  Recuerdo a mi madre y a  mi profesora diciendo : “la m con la a suena ma”; “La p con la a suena pa”.
Como hablante nativa del español no tuve que estudiar vocales cortas o largas como lo hacen los niños en las escuelas inglesas. Es por eso que la pronunciación española es más fácil que la anglosajona.
Una vez, yo era capaz de mezclar e intecambiar consonantes con vocales, el mundo mágico de la lectura era posible. Un hablante nativo de la lengua española que recibe la educación adecuada es capaz de leer con fluidez al finalizar su primer año de escuela elemental o primaria. En los siguientes años de instrucción los niños deben seguir prácticando la lectura para mejorar entonación, fluidez y por supuesto comprensión. Un elemento importante para aprender son las reglas ortográficas, estas reglas se revisan constantemente hasta los últimos años de bachillerato, al igual que los conceptos claves de síntaxis española, la identificación de las partes de la oración y tiempos verbales.
Desde luego no tuve que memorizar patrones de conjugación, pero si debía aprender a reconocerlos. Nuestros maestros hacían bastante énfasis en los verbos irregulares, y los participios pasados de los verbos, para evitar errores como: esta rompido, en vez de esta roto. Yo no sabo; en vez de, yo no sé. Como hablante nativa entiendo muy bien la diferencia social entre “tú” y “usted “, del por qué me debo levantar cada vez que veo a mi maestro o maestra entrar al salón de clase y porque un “te amo” y “un te quiero” van más alla  de decir ” I love you” en inglés;  pues esta formalidad e informalidad de la lengua española no es un simple regla a seguir, es  parte de mi identidad cultural.
Aprendizaje del inglés como lengua extranjera.
En el bachillerato, estudie inglés y francés, estos idiomas eran obligatorios en mi colegio. El francés se me facilitó más que el inglés, quizás porque esta lengua viene de la misma familia lingüística del español, o quizás porque estaba más motivada a aprender francés que inglés.
En cuanto al idioma inglés como lengua extranjera, pienso que lo más difícil es el sístema fonético. Aun lucho por mejorar mi pronunciación, o quizás lucho más por perder mi acento.  Cuando la gente se burla de mi acento, siempre trato de ser fuerte y recordarme a si misma, que un acento es simplemente un razgo de identidad y no un defecto.  En cuanto a la gramática, al principo me costó trabajo hacer uso correcto de los verbos auxiliares, especialmente al formular preguntas y hacer oraciones negativas; también el uso de preposiciones al principio es un poco díficil.
El español como lengua extranjera.
En los años que llevo enseñando español como segunda lengua en los niveles I, II y IV, puedo observar que mis alumnos tienen dificultades en: -diferenciar entre ser y estar, -diferenciar entre el pasado simple y el imperfecto y -enterder el por qué el subjuntivo es un modo y no un tiempo verbal.

Mis retos profesionales.
Como  maestra de lengua extranjera, encuentro que el reto está en encontar la manera  de enseñar gramática desde un enfoque totalmente comunicativo,  para  que  los estudiantes puedan comunicarse de manera efectiva y correctamente.

La lingüística ha hecho aportes significativos a la enseñanza de la gramática, especialmente los aportes de las teorías del lenguaje y aprendizaje. Muchos enfoques han surgido y muchos han sufrido rechazos, como el método de gramática por traducción. Método que ha sido críticado por ser fundamentalmente memorístico y poco comunicativo. De ahi surgen enfoques como los de Gouin, Saveur, Victor y Sweet en los que la gramática se presenta de forma inductiva.
Otros métodos son los estructurales y audiovisulaes en los que el aprendizaje de la lengua consiste en el dominio de los elementos del lenguaje y de las reglas .
Ha medida que el campo de la lingüística se fue ampliando hacia la pragmática, la sociolingüística y análisis del dircurso, el interés por analizar la adquisición de la competencia lingüística comunicativa ha aumentando.

Aunque aun no se ha dicho la última palabra en cuanto a enfoques o métodos de enseñanza de las lenguas;   la ACTFL en sus lineamientos de proeficiencia ha anotado un aspecto importante a la hora de enseñar. El maestro de lengua extranjera debe tener un nivel de lengua avanzado, pues sin él, no podría ayudar a sus estudiantes a usar la lengua correctamente, y mucho menos a utilizarla como un recurso cognitivo. No olvidemos que varias investigaciones lingüísticas soportan esa relación indubitable entre lenguaje y pensamiento; mientras que otras  van mas allá de lo cognivito, para involucrar el componente social y cultural adyancente a toda lengua;  ya que toda lengua es un sistema complejo que esta directamente relacionado con los procesos de pensaniento. No podemos hablar sin pensar, y no podemos pensar sin hablar. Necesitamos de la lengua para darnos a conocer y conocer a los demás.

 No pretendo al finalizar este curso formular el enfoque  a seguir. Mi objetivo es revisar mis conceptos lingüisticos, actualizarme consultando trabajos de investigación recientes y mejorar mi práctica docente.