La sociolingüística distingue como factores de variación lingüística, la variación geolingúistica, la variación histórica y la estilística. Dentro de la variación lingúística, encontramos la variación  fonetico- fonológica, que según Moreno-Fernández (2009) es la más estudiada. Yo me atrevería a  decir, que esta variación es la más fácil de identificar por un hablante nativo y en algunos casos por el no nativo.

 Como hablante  nativa del español, desde muy pequeña me llamaba la atención los cambios prosódicos de mi lengua, cambios que me permitían saber el lugar de origen del hablante, y para ser honesta, su clase social y nivel educativo. Sin duda alguna, la forma de hablar de una persona es un rasgo innegable. En Colombia, mi país de origen, se observan acentos bien marcados con variantes fonético- fonológicas bien claros. Por ejemplo, encontramos el español caribeño que se habla en la costa atlántica, el de la región andina, en el cual se encuentra el español característico de los capitalinos (bogotanos, o rolos como se les apoda), aunque este acento característico se ha perdido y casi que erradicado, hasta el punto de que sea muy dificil encontrar a alguien que lo tenga. También, otro acento colombiano bien característico es el de la costa atlántica o caribeño. Esto, sin contar las diferentes jergas que se encuentran.

Estas variaciones se observan no solo en Colombia, sino en el resto de los paises hispanohablantes, y sin duda alguna en el  español de mi madre patria, España. En este blog me voy a enfocar en la relación de factores distribucionales, contextuales y funcionales  que intervienen en el favorecimiento y/o debilitamiento del fonema /s/. También, compartiré mi opinión  acerca del uso de la palabra arcaísmo para referirme a fenómenos linguísticos presentes en determinadas comunidades lingüísticas.

El comportamiento del fonema /s/, particulamente en España, ha sido estudiado teniendo en cuenta varios factores lingüísticos. En primer lugar obsevamos que este fonema se pierde en posición final de la palabra (factor distribucional) sobre todo cuando se encuentra adjunto a una consonante sonora o una vocal tónica (factor contextual).

En cuanto al factor funcional, encontramos  variaciones fonéticas del fónema /s/  que se atribuyen a esta variación. Encontramos dos variaciones en la provincia de Andalucia, al sur de España. Cabe anotar que en esta provincia española encontramos el ceceo,  el cual  consiste en pronunciar la letra s como si fuera la letra z; y también encontramos el seseo   que es cuando la letra c y la z se pronuncian como la letra s, fenómeno que se da tambien en las Canarias y en  algunos territorios de Hispanoamérica.

Moreno-Fernándes (2009) anota con respecto a estas variaciones fónicas y fonológicas de la letra s, que pueden atribuirse a determinados grupos, clases o étnias de una comunidad determinada,  lo que son consideradas marcas de un grupo social.

Lo anterior, me hace pensar, en el concepto de arcaísmo, lo cual se refiere a un elemento gramátical o a un elemento léxico que ha desaperecido del habla, pero que a veces se usa en ciertos contextos.

Hay muchos ejemplos de arcaísmos  en el español,  como  platicar en vez de hablar o conservar, osculo en vez de beso, fierro  en vez de hierro;  o el acento típico bogotano, que es ahora considerado arcaíco o fuera de moda.

En mi opinón, muchos términos y usos del lenguaje han sido victimizados por  el concepto que la palabra arcaísmo cierra en sí. Me parece que para categorizar algo como arcaico hay que tener cierto criterio o parámetro. Ahora bien,  sería interesante analizar por qué ciertos términos o rasgos linguísticos de zonas marginales o grupos sociales de menos prestigio han sido catalogados como tales.  Volviendo, al caso del acento bogotano, cabe anotar  que este rasgo lingüístico no era característica de un grupo social marginado, por el contrario; el bogotano tenía una reputación alta en cuanto a su excelente y alto nivel educativo y social, no sólo en Colombia  si no en América latina, pues Colombia se conocía como  la  Atenas Suramericana.  

Lo anterior, me lleva a preguntarme. ¿ Quién o quienes consideran algo arcaíco? ¿Son los estudiosos de la lengua, o un grupo social determinado  que se encarga de establecer lo que está en uso o en desuso? ¿Cuales son los criterios para considerar algo arcaico? ¿Es el uso, la moda, el prestigio?. Estas preguntas me llevarían a concluir, que la subjetividad juega un papel bastante grande al decirdir si algo esta en uso o en desuso, pero quiero creer que la objetividad debe primar al decidir si algo es correcto o incorrecto. Quiero aclarar, que para mi, una cosa es lo viejo o arcaico, y otra cosa muy diferente es lo mal dicho o incorrecto.

Creo que el buen uso de una lengua debe primar, ante todo; pues como hablante nativa me parece intolerable el ver, como algunos hablantes nativos utilizan de manera incorrecta el idioma y sus usos confunden y anulan el buen hablar. En conclusión, creo que la variación en los niveles de la lengua, es un tema  que atañe  a los estudiosos de la lengua  y a los maestros de lengua tanto materna como extranjera, sobre todo a la hora de distinguir entre lo que es considerado correcto o incorrecto.

Referencias

Moreno Fernández. Francisco (2008). Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje. Ariel Letras