Esta semana en este blog hablaré en primer lugar de: –  Los rasgos lingüísticos correspondientes a un prestigio encubierto dentro de mi comunidad de habla y –  Las caracteristicas fónicas, gramaticales, léxicas y pragmáticas en mi estilo tanto formal e informal. Es importante tener en cuenta que soy hablante nativa del español, Por lo tanto desarrollaré estos dos temas desde mi experiencia con el español y haré algunos comentarios acerca de mi estilo en la habla inglesa

Prestigio encubierto

El sexo es  una variable social de importantancia en los estudios urbanos que la sociolgüística ha realizado; tanto así, que en la sociolingüística se habla  de un modelo sociolingüístico del sexo. Como hablante  nativa del español, puedo dar testimonio de las diferencia tajantes que observaba desde niña en la manera que hombres y mujeres hablaban. Quizás para algunos, estas diferencia solo encaden a una visión machista, especialmente en la cultura latina; pero este tema creo que sería motivo de otra discusión.

Por lo general la mujer ( al menos en lo que yo observaba en mi país) usaba una tonalidad más baja que el hombre, no estaba muy bien visto que utilizara palabras soeces o vulgares y támpoco estaba bien visto que hiciera chistes o comentarios de doble sentido; ese tipo de “humor” o “humor verde” como lo llamamos en Colombia es por lo gereral típico del hombre. También es típico o común en la mujer el uso de diminutivos (casita, chiquito), es también interesante anotar el uso de posesivos para expresar cariño acompañados de un adjetivo ( mi bebito linto, mis niños hermosos), el uso excesivo de adjetivos, el tono mimado para dirigirse a infantes. Este tipo de comportamiento era casi como norma y se pasaba de generación en generación. Aunque  ya hace 8 años que vivo en los Estados Unidos, y no tengo el mismo contacto que tenía con mi comunidad, puedo decir que hay ciertos comportamientos tanto lingüísticos como sociales de la mujer que se mantienen, quizá como una necesidad de identidad del rol femenino. Aunque  hay ciertos comportamientos que han cambiado, y me atrevería a decir por el cambio de rol  de la  mujer en la sociedad; pues ya no se limita a las labores domésticas o de maternidad solamente. Moreno Fernández (2009) hace anotaciones importantes acerca de como los medios de comunicación han influenciado bastante en la comunidad y como ellos hacen que el modelo de referencia cambie. Este autor señala que los modelos de prestigio encubierto estan relacionados  con los usos que no son cultos,  que están alejados de la norma y son de uso masculino.

Como dato curioso  me gustaría compartir con ustedes como el uso del habla típico de la mujer latina (uso de diminutivos, tono mimado para hablar a infantes o bebes y uso de adjetivos, lo he tranferido del español al inglés cuando le hablo a mi hijo. Por lo general le hablo en español, pero a veces le hablo en inglés para que mi esposo me entienda, pues él no habla inglés. Creo que este comportomiento es una necesidad de mantener mi cultura en mi nuevo hogar.

Rasgos lingüístico en mi uso formal e informal de la lengua.

En lo personal utilzo un estilo formal en mi lugar de trabajo y  personas que no conozco muy bien (tanto en inglés como en español). Por lo general no uso un tono de voz muy alto, utilizo frases completas, hablo más despacio y evito palabras que no son consideradas cultas. Cuando hablo en inglés, noto que ciertas normas de formalidad que uso en español las uso en inglés, aunque veo que los hablantes nativos americanos no las usan.

En español cuando utilizo un lenguaje formal evito contracciones como pa’ en vez de para. En inglés noto que solamente con mi esposo o mi hijo uso un lenguaje más coloquial o familiar, pues como extranjera tengo un acento muy marcado, y desafortunadamente  mucha gente  en los Estados Unidos piensa que tener un acento significa no saber hablar la lengua o tener un coeficiente intelectual bajo, así que trato de hablar despacio y lo más claro que puedo.